lunes , enero 21 2019

Científicos encuentran señales de radio provenientes de lejana galaxia

Un equipo de científicos liderado por Canadá ha encontrado la segunda ráfaga de radio rápida (FRB) que se repite, débiles ondas de radio que vienen de lejos de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Los científicos creen que las FRB proceden de poderosos fenómenos astrofísicos a miles de millones de años luz de distancia, pero el origen real permanece en el misterio.

Nuevo procedimiento ayudó al descubrimiento

El descubrimiento de la señal extragaláctica se encuentra entre los primeros resultados esperados con impaciencia del Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME, por sus siglas en inglés), un revolucionario radiotelescopio inaugurado a finales de 2017 por una colaboración de científicos de la Universidad de British Columbia (Estados Unidos), Universidad de McGill (Canadá), Universidad de Toronto (Canadá), el Instituto Perimetral de Física Teórica y el Consejo Nacional de Investigación de Canadá.

En un rotundo respaldo a las nuevas capacidades del telescopio, la FRB de repetición fue una de un total de 13 explosiones detectadas durante un periodo de solo tres semanas durante el verano de 2018, mientras que CHIME se encontraba en su fase de pre-comisión y solo funcionó a una parte de su plena capacidad. Se detectaron ráfagas adicionales de la FRB que se repiten en las siguientes semanas mediante el telescopio, que se encuentra en el Valle de Okanagan, en la Columbia Británica.

No es la primera y podrían haber más

De las más de 60 FRB observadas hasta la fecha, solo se habían encontrado repeticiones de una sola fuente una vez, un descubrimiento realizado por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico en 2015. “Hasta ahora, solo se conocía una FRB repetida. Sabiendo que hay otra sugiere que podría haber más por ahí. Y con más repetidores y más fuentes disponibles para el estudio, podremos entender estos enigmas cósmicos –de dónde proceden y qué los causa”, apunta Ingrid Stairs, miembro del equipo CHIME y astrofísica de la UBC.