Sindicatos pretenden poner el impuesto a utilidades de empresas más alto del continente

Como medida sustitutiva al plan fiscal, los gremios sindicales junto a sus asesores económicos han presentado desde semanas atrás su propio plan fiscal con el que pretenden solucionar el déficit sin “tocar a los pobres).

Y es que a pesar de que muchas de estas medidas si contribuyen de manera factible y podrían ser utilizadas de buena manera, muchas otras son temporales o buscan afectar al sector privado de la economía.

Un ejemplo de ello, es la propuesta sindical que busca subir el impuesto a las utilidades de las empresas más grandes para que, en vez de pagar un 30% de este impuesto, pasen a pagar un 36% durante 7 años, en lo que sería la tasa más alta en todo el continente para una medida simplemente paliativa.

Diversos expertos en economía han señalado que medidas como estas serían un suicidio económico para el país que, recomiendan, debería más bien disminuir esta tasa en un mediano plazo para atraer la inversión.

Crecer esta tasa en un 6% tan significativo reduce el margen de ganancia de dichas empresas por lo que, para compensar esta situación, buscaría aumentar el precio de sus productos, recortar su personal y operaciones y traería un aumento en la inflación y por consecuente en la pobreza.

Además, medidas como estas aumentaría el riesgo de “ahuyentar” a grandes inversores que busquen establecer operaciones en nuestro país dinamizando la economía.

 

Dylan Gómez Chavarría 

NCR Noticias