Polémica por programa de afectividad y sexualidad del curso lectivo.

Esta tarde se realizó un debate en NC Once sobre las guías de afectividad y sexualidad, esto porque muchos padres de familia están en contra de que se impartan este tipo de lecciones y protestan bajo el lema “a mis hijos los educó yo”.

Sonia Marta Mora ministra del MEP y la abogada especialista en familia, Alexandra Loría, fueron las invitadas a debatir sobre este tema.

La ministra Mora indicó que este programa fue aprobado desde el 2012 y que inició a impartirse desde el 2013, pero que fue hasta en 2015 que se hizo un estudio de aceptación por parte del MEP en el cual indicó que más del 85% de los profesores y estudiantes están satisfechos con el contenido de los cursos.

Por su parte la abogada especialista en familia indicó que no está en contra de la educación sexual, sino que debe basarse en abstinencia, fidelidad y que eso no está en el actual programa. Por su parte Mora señaló puntos en donde se habla de abstinencia con dinámicas participativas en el aula.

Entre los datos que aportó la Ministra, se encuentra el hecho de que un 69% de los hombres y un 54% de la mujeres ya han tenido relaciones sexuales antes de los 18 años.

El tema de la Identidad de género fue uno de los puntos más polémicos del debate, y un tema en el cuál la abogada Loría aprovechó para profundizar. Según ella lo que se les dice a los niños y jóvenes es que pueden cambiar de identidad de género, lo que según dijo, promueve que ellos se sientan con un sexo “contrario” a con el cual nacieron.

“La diversidad existe y hay que respetarla, las personas sexualmente diversas tienen los mismos derechos que el resto de las personas”, fue la respuesta de Mora.

 

Pero el debate fue más allá cuando la abogada Loría aseguró que serán los padres los que deban lidiar con el problema cuando sus hijas lleguen embarazadas gracias a estos programas, a lo que Mora respondió que más bien gracias a estos cursos los jóvenes han aprendido sobre su cuerpo y derechos y que, por ejemplo, han denunciado ante los profesores casos de violencia sexual sufridos en sus casas.

Los padres tienen la última palabra: 

Debido a un recurso de amparo, la Sala IV indicó que los padres pueden solicitar en los centros educativos que sus hijos no reciban clases de sexualidad.

La ministra indicó que lo único que deben hacer los padres es acercarse a los centros educativos a conocer las guías y hablar con los profesores y que una vez que hayan visto todo el programa, que envían una carta al director de la institución, pidiendo que no se dé el curso a sus hijos.