“Ojalá que quede Fabricio para que a usted lo matemos de primero playo de mier…”, gritan a joven.

Durante las últimas semanas, muchas personas han denunciado por medio de redes sociales ser victimas de agresiones verbales, por la preferencia sexual, forma de vestir y hasta de caminar.

Muchos de los denunciantes han idicicado que estas agresiones incrementaron debido al calor de la reciente campaña electoral, y que la homofobia pasó de las redes sociales a las calles.

Fabián Porras un estudiante de la Universidad de Costa Rica, denunció el pasado cinco de febrero, ser víctima de agresion verbal, mientras iba camino a la universidad, al momento de abordar el autobús un sujeto desconocido le gritó: “Ojalá que quede Fabricio para que a usted lo matemos de primero playo de mierda”.

También Mario Arturo Arias denunció ser víctima de agresión verbal. Mario es un joven que se hizo reconocido en el último mes tras su anunció en redes sociales que iba a ser el primer hombre en casarse con su pareja, después del falló de la corte IDH.

“Iba caminado por La Sabana hacia el trabajo.
Mae a sus amigos: Voy a ir a ayudar el domingo a Fabricio, Fabricio presidente, a ver si eliminamos de una vez a todos los pajarracos”.
Tal vez debí haber dicho algo, pero tuve miedo. ¡Imagínense lo que viven en las zonas rurales”.

 

¿Qué resolvió la Corte IDH?

Por unanimidad, la Corte IDH resolvió: “El Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo de conformidad con lo establecido en los artículos 11.2 y 17.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos y en los términos establecidos en los párrafos a 200 a 218”.

Con seis votos contra uno, también advirtió de que “es necesario que los estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas con parejas heterosexuales”.

De hecho, los jueces interamericanos afirmaron que, mientras se emprenden reformas formales, el país igualmente tiene el deber de garantizar estos derechos de manera transitoria, sin discriminación alguna.

Dentro de la argumentación, la Corte dice: “Para ello (garantizar los derechos), podría ser necesario que los estados modifiquen las figuras existentes a través de medidas legislativas, judiciales o administrativas, para ampliarlas (las figuras jurídicas) a las parejas constituidas por personas del mismo sexo. Los estados que tuviesen dificultades institucionales para adecuar las figuras existentes, transitoriamente, y en tanto de buena fe impulsen esas reformas, tienen de la misma manera el deber de garantizar a las parejas constituidas por personas del mismo sexo, igualdad y paridad de derechos respecto de las de distinto sexo, sin discriminación alguna”.

Sin embargo, un acuerdo del Consejo Superior Notarial de la Dirección Nacional de Notariado resolvió por unanimidad el pasado 19 de enero prohibir a los notarios casar a personas del mismo sexo, mientra no se modifique la legislación vigente del Código de Familia.