Niña de 2 años falleció esperando un corazón junto a sus padres.

No debe haber nada más triste para un padre que ver morir a un hijo. La sensación de impotencia ante no poder hacer nada en ese instante es realmente desgarradora.

La pequeña Adalynn Rogers de dos años murió en un hospital infantil en Nashville, Tennessee, Estados Unidos en los brazos de sus padres Justin y Kristi, y sus tres hermanos menores, el más joven de los cuales tiene solo unas semanas.

El fotógrafo Suha Dabit estuvo presente para documentar las devastadoras escenas, que desde entonces se han compartido en la página de Facebook World of Broken Hearts.

Adalynn sufría de una afección llamada síndrome de corazón izquierdo hipoplásico. Esto se produce cuando la válvula mitral, válvula aórtica, ventrículo izquierdo y aorta no se desarrollan por completo.

La pequeña falleció esperando un trasplante de corazón que nunca llegó. Sus padres explicaron antes de su muerte que “su pequeña mitad de corazón está muy cansado”, cuenta Metro.

“Ha hecho el trabajo de un corazón entero durante 22 meses, pero no es lo suficientemente fuerte como para mantenerla viva”, relataron.
Los padres esperan que con las fotografías aumente la conciencia sobre los defectos cardíacos congénitos, que afectan a uno de cada 100 recién nacidos, y se fomente la donación de órganos.