Muere una ballena en Tailandia tras tragarse 80 bolsas de plástico

Una ballena piloto ha muerto tras ingerir 80 bolsas de plástico en el sur de Tailandia. El cetáceo expulsó por la boca cinco bolsas entre vómitos y convulsiones antes de perecer.

El animal fue rescatado tras ser avistado el pasado lunes flotando inerte e incapaz de nadar en el canal de Songhkla, y durante cinco días han tratado salvarle la vida sin éxito. Acabó expirando el viernes por la obstrucción intestinal.
La autopsia posterior encontró en su estómago las 80 bolsas, que seguramente el animal confundió con comida. Extrajeron de su estómago un total de ocho kilos de plástico, informa en su página web el departamento de Recursos Costeros y Marinos.

Greenpeace ha denunciado que ocho millones de toneladas de basura van a parar todos años a los océanos, algo de lo que ya alerto el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente el pasado mes de diciembre.
En el vertido figuran billones de bolsas o fragmentos de plástico que causan también con periodicidad anual la muerte de miles de ejemplares de fauna marina. Entran, además, en la cadena alimenticia humana.