Modelo talla grande lanza una campaña junto a su madre de 53 años de edad.

Ashley Graham, la modelo de talla grande que conquista las pasarelas y las revistas de moda, continúa impulsando un nuevo concepto de belleza. Esta vez la estadounidense lanzó su línea de bikinis en Instagram para promover el “cuerpo positivo”.

La top model, de 30 años, eligió a su madre, Linda Graham, para el lanzamiento de la nueva colección de la línea Swimsuits For All.

“(Mi madre) estuvo conmigo desde el principio y me ayudó a superar todas las pruebas que me llevó llegar a este punto, por lo que poder tenerla frente a la cámara conmigo y modelar mis diseños me sentí como tal momento surrealista”, dijo Graham a la revista Vogue.

Las reacciones no se hicieron esperar y aunque no faltó quien criticó a las Grahams, la mayoría las apoyó con entusiasmo.

“¿Esa es tu mamá? Dios, son bellísimas”, “No importa cómo te veas, lo importante es cómo te sientas”, “Son grandiosas”, expresaron algunos de los seguidores de Ashley.

La campaña Power of the Journey muestra a madre e hija luciendo en trajes de dos y una sola pieza. Se ven siempre sonrientes y seguras de sí mismas, tal como quedó plasmado a través de fotos y vídeos que la modelo compartió en Instagram.

Graham busca inspirar a todas las mujeres a sentirse seguras, especialmente a aquellas mayores de 50 años.

La madre confesó a Vogue, que tenía 30 años sin usar un bikini y que nunca había hecho algo similar como esta campaña.

“Creo que la belleza está más allá de la edad, la raza o el tamaño, y no es una tendencia; en cada etapa de tu vida, puedes sentirte hermosa”, agregó en la entrevista.