Madre e hija condenadas a prisión por crimen de Gerardo Cruz

Un crimen pasional por celos, bien planeado y ejecutado fue como describieron el crimen de Gerardo Cruz, en el cual un vídeo y escuchas telefónicas fueron clave en el proceso.

Así describieron los jueces el asesinato del joven Gerardo Cruz, quien falleció el 19 de noviembre del 2015, tras luchar 43 días, por su vida, en el hospital Calderón Guardia.

El Tribunal de Juicio de Pavas, condenó a madre e hija, por planear y pagar el asesinato.

La estilista de 42 años, Samady Fonseca, recibió la pena de 30 años de prisión, y su hija de 20, pasará 25 años, tras las rejas.

También se condenó a 25 años a dos hombres, Ronald Arce Barrientos y Cesar Chávez Cerdas, por ser los autores materiales del crimen.

Un tercer acusado fue liberado por dudas y los jueces aceptaron los reclamos económicos a favor de la madre, pareja y padre de crianza de Gerardo.

El crimen de Cruz acaparó la atención del país luego de que Gerardo grabara un vídeo denunciando un supuesto caso de acoso en San José, cuando, al parecer, un hombre grababa con su celular a una mujer por debajo de la falda.

Días después fue atacado en San Sebastian con arma blanca, y aunque muchos pensaron que era una represaría por la denuncia, el OIJ y ahora los jueces, comprueban que todo se trató de un lío amoroso, y que las mujeres aprovecharon el tema del vídeo para evitar sospechas.

Cruz permaneció hospitalizado hasta el 19 de noviembre de 2015, día en que murió en el Hospital Calderón Guardia.

La sentencia fue dictada por Geovanny Hernández, en compañía de los jueces Leonardo Pereira y Sonia Quintana.