“No me quiero ir”, la desgarradora carta de una joven de 27 años antes de morir de cáncer

La australiana Holly Butcher murió el jueves pasado por cáncer pero días antes de su partida dejó una conmovedora carta: “Tengo 27 años ahora. Amo mi vida. No me quiero ir”.

La joven, que era fanática del hockey y del squash, compartió un último mensaje a sus amigos de Facebook, que rápidamente se viralizó con más de 40.000 reacciones y miles de buenos deseos para ella.

“Esta es la vida: frágil, preciosa, impredecible y cada día es un regalo, no un derecho dado”, escribió Holly, y agregó: “Los días pasan y esperás que sigan llegando, hasta que ocurre lo inesperado”.

En su carta, Holly recomienda a la gente que no se indigne y que no se deje vencer ante los pequeños desafíos y dificultades que ocurren a diario, que sólo alcanza con enfocarse en el lado positivo de la vida, a la que ella define como un regalo.

“Liberate de toda esa m… es tan insignificante cuando mirás la vida en su totalidad. Tomen un gran respiro de ese aire fresco profundo en sus pulmones, miren cuán azul es el cielo y cuán verdes son los árboles”, expresa la muchacha.

Y afirma: “Piensen cuán afortunados son de poder hacer justamente eso: respirar”.

Holly, quien padecía del sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que ataca a los huesos, pide que hay que “trabajar para vivir, no vivir para trabajar” e instó a quienes leyeron su escrito de despedida a que se comprometan a donar sangre en todas las oportunidades que puedan, ya que gracias a las transfusiones logró extender su expectativa de vida.

“No dejen pasar las experiencias porque gastaron todo su dinero en porquerías materiales. Confíen sólo en disfrutar y vivir el momento, en lugar de capturar las experiencias a través de la pantalla de los teléfonos”, propone la chica australiana.

“Sólo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las tensiones pequeñas e insignificantes de la vida y trate de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo”, agrega.

“Dar, dar, dar. Es cierto que ganás más felicidad haciendo cosas por otros que haciéndolos por vos mismo. Desearía haber hecho esto más. Abrazá a tu perro. Por lejos, voy a extrañar eso”, dice la emotiva carta.

Holly se despide valorando el último año, donde conoció a muchas personas valiosas que le dieron cariño y amor cuando más lo necesitaba. “Este fue un año en el que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida. Hasta que nos volvamos a ver”, cierra la joven.